D.O. Castilla y León

IGP (Indicación Geográfica Protegida) Vinos de la Tierra de Castilla y León

Resumen

La I.G.P. «VINO DE LA TIERRA DE CASTILLA Y LEÓN» surge recientemente, en el año 2000, y tiene como objetivo amparar a vinos, bodegueros y bodegas de calidad y que no se encuentran amparadas en ninguna otra Denominación de Origen en todo el territorio castellano-l...

IGP (Indicación Geográfica Protegida) Vinos de la Tierra de Castilla y León

Resumen

La I.G.P. «VINO DE LA TIERRA DE CASTILLA Y LEÓN» surge recientemente, en el año 2000, y tiene como objetivo amparar a vinos, bodegueros y bodegas de calidad y que no se encuentran amparadas en ninguna otra Denominación de Origen en todo el territorio castellano-leonés.

Cuenta con la influencia del clima de esta zona, en el que predomina el mediterráneo-semiárido-continental. Por su parte, los suelos son muy variados y sus características dependen de la situación concreta.

MÁS INFORMACIÓN.

Situación geográfica

La zona de producción de los vinos amparados por la I.G.P. «VINO DE LA TIERRA DE CASTILLA Y LEÓN» está formada por la totalidad de los municipios de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Castilla y León está formada por una meseta con ligera inclinación Este-Oeste, rodeada de sistemas montañosos: al Norte, la Cordillera Cantábrica; al Noreste, el Sistema Ibérico; al Sur, el Sistema Central y al Noroeste, los Montes de León.

Esta configuración geográfica le otorga un cierto aislamiento interior marcado por la altitud (más del 98% de su territorio está por encima de los 600 m).

Historia

La I.G.P. de Vinos de la Tierra de Castilla y León surge a raíz del impulso de grandes bodegueros tradicionales en su zona. En su haber, encontramos bodegas de más de cien años, sus vinos destacan por la calidad y por una gran materia prima, rica en variedades de uvas diferentes, como pueden ser las variedades blancas como la verdejo, o las variedades tempranillo, tinta de Toro y prieto picudo entre las tintas.

Nace con la intención de amparar a vinos, bodegueros y bodegas de calidad y que no se encuentran amparadas en ninguna otra Denominación de Origen en todo el territorio castellano leonés. Se trata de la única I.G.P. (Indicación Geográfica Reconocida) en Castilla y León. Su reconocimiento data del año 2000.

Climatología y propiedades del suelo de la zona

El Clima en Castilla y León presenta características intermedias entre continental y mediterráneo.

Los principales parámetros que definen el clima de esta zona son:

• Temperaturas:

− medias máximas: 17-18º C.

− medias mínimas: 5º C.

− extremas: -10º C a 37º C.

• Periodo de heladas entre 180 y 220 días (de octubre a mayo; con heladas tardías que se dan con relativa frecuencia y que son muy negativas para algunos cultivos como el viñedo).

• Régimen de precipitaciones: de 350-500 mm en la zona de llanura; más de 550 en la zona de transición y en la zona de montaña, puede distinguirse entre la baja montaña (entre 500 y 1.000 mm de precipitación anual) y la alta montaña (entre 1.000 y 1.500 mm).

El clima predominante en Castilla y León es, por tanto, de tipo Mediterráneo semiárido continental, caracterizado por unos inviernos largos y fríos y unos veranos cortos, cálidos y secos, por un régimen de precipitaciones escasas y desigualmente repartidas a lo largo del año, así como por el extenso periodo de heladas, con frecuentes heladas tardías y marcadas oscilaciones térmicas entre el verano y el invierno y entre el día y la noche.

Los suelos presentan las siguientes características, en función de zona:

• En las Zonas de Montaña (por encima de 1.000 m), los suelos son cambisoles húmicos, buenos para el aprovechamiento forestal y ganadero.

• Las Zonas de Penillanura, que son las zonas donde los ríos van encajados y sus valles, presentan suelos de carácter ácido, que se sitúan en la parte Oeste y Suroeste de la región. Dan lugar a ecosistemas adehesados.

• Y finalmente, la Depresión del Duero, que es la zona agrícola por excelencia. Aquí, se diferencian:

− Las zonas de transición, con suelos ácidos formados por materiales del cuaternario antiguo, situadas en el Oeste.

− Los páramos, que se caracterizan por presentar suelos básicos, calizos, con buenas propiedades físicas y químicas, poco profundos y con elevada pedregosidad. Son buenos terrenos para el cultivo de cereales.

− Las campiñas, que se caracterizan por presentar suelos con perfiles poco diferenciados, estructura poco estable, pobres en materia orgánica, con texturas francas, franco-arcillosas (al norte del Duero, en la zona de Tierra de Campos) o arenosas, franco-arenosas (al Sur del Duero, La Moraña, la Comarca de Peñaranda…). Son zonas aptas para cultivo de cereales en secano.

− Por último, las vegas, con suelos aluviales, que pueden llegar a ser muy fértiles en función del clima y de la disponibilidad de regadío.

Es precisamente en la Depresión del Duero, también en la zona de transición, donde están situadas las principales zonas vitivinícolas.

Variedades de uvas cultivadas

Variedades de uva blanca:

Variedades recomendadas: albillo mayor, albillo real, viura y verdejo.

Variedades autorizadas: rojal, albarín blanco, albariño, chardonnay, malvasía castellana,

gewürztraminer, godello, montúa, moscatel de alejandría, hoscatel de grano menudo, hondarrabi, zuri, palomino, riesling, sauvignon blanc, treixadura y viognier.

Variedades de uva tinta:

Variedades recomendadas: garnacha tinta, juan garcía, mencía, prieto picudo y tempranillo.

•  Variedades autorizadas: bruñal, cabernet sauvignon, garnacha roja, garnacha tintorera, graciano, malbec, merenzao, merlot, hondarrabi beltza, petit verdot, pinot noir, rufete y syrah.

Características básicas de los vinos de esta zona

Generalmente, las notas de cata varían, pero suelen cumplir:

  • En fase visual se presentarán limpios, sin turbidez, ni partículas en suspensión. Presentarán colores brillantes dentro de la gama que corresponda a su tipo de elaboración, sin síntomas de oxidación, salvo los vinos que hayan sido sometidos a crianzas oxidativas.
  • En fase olfativa presentarán aromas limpios y francos, con notas afrutadas, florales y/o herbáceas, cuando se trate de vinos jóvenes y con aromas característicos de la crianza en madera de roble, cuando se trate de vinos con envejecimiento.
  • En fase gustativa se presentarán equilibrados y sin defectos de sabor.

En función del tipo de vino:

  • Los vinos blancos jóvenes son frescos y afrutados, con gran presencia en boca, lo que les diferencia de una manera especial de los vinos blancos jóvenes que se elaboran en otras regiones.
  • Los vinos rosados, especialmente los que se elaboran en las zonas tradicionales para este tipo de vino, son frescos, con aromas a frutas rojas y con un agradable paso de boca. Si son de prieto picudo, resultan muy especiales, con un importante cuerpo y recuerdo frutal en la vía retronasal. También la aguja que conservan algunos, les da un toque especial.
  • Los vinos tintos son potentes, con aromas a fruta madura, gran carga de materia colorante, buena estructura y gran capacidad para crianzas largas.
  • Los vinos espumosos, aunque se han empezado a elaborar más recientemente, resultan frescos, delicados y con un perfil aromático complejo marcado por la variedad y las notas propias de la crianza con las lías.
  • Los vinos de aguja corresponden a una elaboración muy tradicional en algunas zonas de Castilla y León. Suelen ser vinos rosados, con mayor intensidad de color, frescos, gran viveza, acentuada por la aguja y mayor estructura en boca.
  • Por último, los vinos de licor y de uva sobremadura: Vinos con grado alcohólico elevado, procedentes de uvas muy maduras o sobremaduradas. Presentan aromas complejos, con rasgos de crianzas oxidativas, en muchos casos. Con características que nos recuerdan a las elaboraciones tradicionales de Andalucía Occidental.
Más

D.O. Castilla y León 

Hay 2 productos.
5 calificación(es) (4,6/5)

Es un vino de fundamentado prestigio entre los grandes amantes del vino español, buen representante de la fuerza y raza de los tintos castellanos. Se ha convertido hoy en día en una de las marcas más fiables que un apasionado del vino puede comprar dentro del panorama vinícola español gracias a su personalidad y carácter.

24,69€

El Abadía Retuerta Selección Especial 2014 es el vino referencia de la Bodega Abadía Retuerta. Producido a partir de la selección de las mejores uvas de cada uno de sus pagos, combina la riqueza del Tempranillo, la intensidad del Syrah y la elegancia del Cabernet Sauvignon. Es un vino muy equilibrado, armónico, de gran riqueza aromática e increíble...

18,69€
Mostrando 1 - 2 de 2 elementos

Inicio